jueves, 12 de noviembre de 2009

La mujer que hacía fotocopias

Como le había dicho la mujer
que hacía fotocopias:
“Todo era cuestión de cómo se lo viera.”
Por ejemplo, podía ver
que habitaba
48 metros cuadrados
en un segundo piso
por escalera
o
que vivía entre árboles
a la altura de los pájaros.
Podía cargar
generaciones llenas
de mujeres bellas
pesando sobre sus hombros.
O cerrarles los ojos en la cara
y dejarlas lejanas como deben ser.
También podría ver con sus oídos
el llanto del niño
después de la pared
y comprobar que
la paciencia había muerto
con los abuelos.
Sin querer podía encontrar
que el terror
puede tomar forma
de vecina rozagante
de muebles pulidos con recelo
de marido que fuma a sus espaldas
y cuenta a las gentes de su picardía sin sal.

Si era cuestión de ver
podría elegir no ver más
al portero de enfrente
dejar que su figura se desmadeje
en un olvido fervoroso
u optar por la visión única del Rengo
que cuando se le preguntaba:
-¿Cómo anda? Contesta:
-Bien. Y si no
lo hacemos bien.
Y luego quemaba
desde su dentadura postiza
una sonrisa real
hasta hacerla Gloria

Podía empezar a creer
para ver
el otro día
una historia biblíca
ocurrió ante sus ojos.
En la estación
a eso de las cuatro de la tarde
una hora decente si las hay
apenas un perro
con cuatro patas cortas
arrancó la carrera
en un vértice de la espiral infinita
contra él corría
el tren que aullaba
y las vías sin curva
contra él corría
la alegoría, la metáfora
la mística
contra él corrían
los hijos de la maldición
contra Goliat corría
con cuatro patas cortas
y lo vencía.

Todo eso había descubierto hablando
con la señora de las fotocopias.
Una mujer que de tanto hacer duplicados
anhelaba los originales.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermosa poesia, la metáfora de lo cotidiano la vuelve cercana, verídica. Quién no quisiera ser, por momentos, ese perr de patas cortas. Me gustó mucho, gracias AnaM

PM dijo...

Me gusto la carrera perrito de patas cortas vs. tren. Lindo poema.

Dragon de Azucar dijo...

Ya me ganó Anónimo, pero igual: Tremenda metáfora de la vida del hoy. Muy buena poesía.

Saludos

theloro dijo...

GREAT FINALE!

Nippur dijo...

de mudanza?
sigue valiendo mi anterior comentario

saludos!

mara gena dijo...

Hola Nippur, qué bueno tenerte por acá también!!! sabés que no he podido ingresar a tu blog? me autorizás?

Maxwell Walt dijo...

No hace amar más aún lo cotidiano de nuestra vida, verdad? Cómo la señora de la fotocopiadora.
Hermoso escrito Mara, dejame decirte que tienes mucho talento =)
Gracias por tu mensaje y compartir lo mismo, y disculpa que tardé en responder, otros andares!
Beso enorme!!!

Anónimo dijo...

Buenísimo! Me encantó.

carlos dijo...

mara hermosa poesia besos

Diego - Cerdos y Cerdas - dijo...

LLegé acá por el texto que se ha publicado en Neuronas en Fugas y paso a visitarte

Saludos de otro Cerdo

Anónimo dijo...

Hola, encontré tu blog en Neuronas en fuga... me encantó este poema tiene un ritmo super interesante. saludos.
Cecilia

Diego dijo...

Mira que bueno che... en serio, muy buena la poesia.
SAludos!

estoy_viva dijo...

Felicidades me encanto tu relato y lo que estoy leyendo por este hermoso blog.
Me hice seguidora
Con cariño
Mari

Pablo Santiago dijo...

Impresionante!!! felicitaciones!!!!
http://atrapandopalabras.blogspot.com/


me hice seguidor!!!

Marcelo dijo...

Hola Mara!!
Las cosas que se descubren hablando, tanto de otros como de sí mismos!
Excelente poesía!
Un beso!!

burocracia dijo...

Hola señorita, discúlpeme usted la desaparición del planeta, y efectivamente tal como usted menciona, yo andaba por costas lejanas luego de un par de meses terremóticos (¿acabo de inventarme el término?), mudanzas y caminos perdidos. Estoy por Uruguay unos días luego de unas semanas peruanas y rumbo a la patria a pasar navidades en un campo cordobés, fin de año en Buenos Aires y Entre Ríos y enero quien sabe en que parte del globo sudamericano, pero probablemente entre las costas uruguayas, brasileras y llanuras cafeteras colombianas. Agitada e ingrata la vida del nómade, he venido con tiempos por demás agitados desde septiembre. Falleció mi señor padre y he tenido que volar imprevistamente y pasar un par de semanas en mi bariloche infantil. Luego el trabajo, ida y vuelta como siempre por todos lados, y para variar me tocó mudarme de casita en medio de todo esto. Sepa usted disculparme en estos momentos complicados y espero ponerme al día en el transcurso de esta semana sandwich con todos los textos de por aquí.

Besos desde el exilio matero y gracias por pasar a preguntar.
erb.

Anónimo dijo...

Che, para cuando algo nuevo?????? Guille