miércoles, 20 de julio de 2011

El destino de un B38

Sacarse sangre es un verdadero acto surrealista. Verá usted, a veces es necesario bajar doce o quince escalones hacia el fondo de la tierra mientras se lucha a codo limpio con aquellos que desean llegar primero a que les puncen una vena.
Una vez abajo, encantadores y eléctricos azules nos esperan. Pantallas de párpado abierto en las que uno se desquita metiéndoles un dedo. Y ellas nos escupen con un papel. B38. Por veinte o treinta minutos seré: B38. Miro a mi alrededor con obvias sospechas. ¿Qué significado puede tener esto? ¿Por qué el Universo intenta implicarme con esta designación súbita? Los pensamientos me agitan. La música funcional trata de calmarnos. Pretende nuestro olvido. Avanza sobre nosotros como si lamiera la ansiedad que despierta la escena. Al frente hay formaciones de asientos y asientos y asientos. Hay maridos perdidos y recuperados. Hay calvos estupefactos. Hay señoras con sombreros incomprensiblemente preparados para un ardiente mediodía de sol.
Y están también los cubículos. Alineados cubículos de color blanco. Como si el blanco pudiera quitarles algo de perturbador.

Pantallas, números, cubículos. Bisbiseo entre las hileras de asientos. Somos esa gente que espera sentada. Y lo más extraño es que nadie entra en crisis. Nadie llora. Nadie. A lo sumo un hombre con su camisa roja despelleja con delicadeza el barniz de una revista. Y la espera se alimenta. Come nuestros tamborileos de calzado, nuestros resoplidos y en el fondo esas voces que confirman nuestros datos. Edad, DNI, teléfono y más que nada la firma. Aquí el pedido de la firma es algo receloso. Es la prueba de nuestra connivencia. Parece que recién cuando hemos firmado conseguimos el verdadero derecho de estar en este lugar.

TITU, TITU.

El sonido es inocente parece el guiño de un pájaro con un solo ojo que de pronto sabe poner un huevo. Pero en realidad son una hilera muy larga de pájaros con un solo ojo que al unísono guiñan y ponen un huevo.

TITU, TITU.

Entonces una puerta se abre y alguien entra apurado.

Desde cierto ángulo se puede ver al habitante del cubículo. Alguien que insiste en distraernos con su delantal blanco de la aguja que lleva en su mano izquierda. Así cada uno de los cubículos se va llenando con una persona que extiende su brazo y otra que mientras succiona una cantidad premeditada de sangre pregunta por el clima. Y todos entran pacíficamente.

TITU, TITU.

Es mi turno. Una mujer de blanco me hace pasar a un cubículo blanco.

–Arremánguese y cierre el puño por favor –me dice y se da vuelta sin temer ataque o mordida. Gira pequeños rebaños de tubitos transparentes y nuevamente me encara.

–Le va a apretar un poco el torniquete pero el pinchazo va ver que ni lo siente.

Debo reconocer que tiene razón. El torniquete hace su trabajo de maravilla. Aprieta fuerte mis sensaciones junto a mis pensamientos y ya no distingo unos de los otros. Ya no recuerdo que el pico de una aguja ha penetrado mi torrente sanguíneo y lo está siendo succionado hacia un esterilizado mundo exterior.

Lo comprendo de pronto. Es algo que en el sentido convencional no tiene lógica. No recauda palabras y no posee etiquetas. Es un espacio que se abre como un destello.

Éste es el destino de un B38.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Asombroso Mara!!! Describir de esa manera la espera ciertamente tensionante de la antesala de un estudio "de rutina" con extracción de sangre mediante. No sólo me imagino el lugar, lo he vivido tal cual, porque ¡¡¡es el mismo que tuve que afrontar!!!
Me sguís sorprendiendo con tu creatividad que puede hacer algo maravilloso con un hecho cotidiano. Gracias!!!

Gingerale dijo...

Me gustó. Mi marido es bioquímico, según mi hijo menor: él trabaja de sangre

Madelyne Blue dijo...

Pulso narrativo firme y agudo que siempre nos muestra nuevas perspectivas de un objeto o situación conocido. Muy entretenido, Mara, un beso, siempre es un placer leer nuevas obras tuyas.

... La Morocha dijo...

simplemente maravilloso. gracias!

David C. dijo...

que alucinante ser un B38. Felices Fiestas.

marta dijo...

Un relato interesante de una situación estresante. Me gusta :)