lunes, 6 de septiembre de 2010

Merrie Melodies II

¿Por qué hablar del patio
de las mesas de fórmica
y de las hadas?
¿Qué necesidad hay
de contar otra vez
que el abuelo bailaba con su ceguera
que el verano tenía
tal necesidad de colores
que impuso lamparitas baratas
a sus estrellas?
¿Para qué repetir
que el palo borracho
derramaba las flores de su copa
y manchaba el limpio orgullo
de la Beba?
¿Con qué excusa innecesaria
se desliza el frío en el baño
el golpecito en el pecho muerto
las crías de los gatos
la pierna que falta
y el eco?

Todas esas cosas
que el cosmos creó una vez
y que sólo pueden ser vistas
a la luz del primer asombro

8 comentarios:

Tropiezos y trapecios dijo...

Es cierto, nada sorprende tanto como la primera vez. Supongo que en eso radica también el encanto...

Me gustó tu poema. Con tu permiso volveré, me gusta como escribes.

Un saludo.

Oski.

Anónimo dijo...

Entrañable poema que contiene jirones de tu corazón poblado de sentimientos del recuerdo.

manu dijo...

A veces nos gusta recordar aquel primer asombro, una y otra vez.

Saludos saludadores

Anónimo dijo...

Hermoso, hasta derramar una lágrima.AnaM

pepazo dijo...

Hola, soy nuevo en esto de los blogs, y estoy tratando de crear uno, con tu permiso, me voy hacer seguidor tuyo.

MONICA DENIS dijo...

querida amiga que hermosos relamente me gusto todo lo de la lectura tambien te felicito mi negri beososo

... La Morocha dijo...

qué bueno es sentirse iluminada por el asombro de volver a leerte! gracias como siempre por compartir tus escritos

cirugia plastica dijo...

Me gustó tu poema. Con tu permiso volveré, me gusta como escribes.

Un saludo.